;
CP- Banca privada confirma su solidez y disposición de continuar apoyando la reactivación del país

COMUNICADO DE PRENSA

BANCA PRIVADA CONFIRMA SU SOLIDEZ Y DISPOSICIÓN DE CONTINUAR APOYANDO LA REACTIVACIÓN DEL PAÍS

 

Gracias a su solidez y estabilidad, el sistema bancario salvadoreño está preparado para apoyar decididamente la reactivación económica del país tras la pandemia por COVID-19, y es una palanca fundamental en el logro de este objetivo.

 

La respuesta positiva de los bancos ante la crisis económica se sustenta en su buena capitalización, una holgada liquidez, la sanidad de su cartera de créditos, así como en el cumplimiento de parámetros y normativa técnica requerida.

 

Los depósitos han mantenido un comportamiento ascendente, alcanzando hasta agosto US$14,604 millones, mostrando un crecimiento sostenido interanual de más de dos dígitos (12% en promedio durante 2020). Este desempeño es producto de la confianza del público en las entidades bancarias, por su trayectoria de solidez y estabilidad, demostrada inclusive en períodos de crisis. A agosto de 2020, pese a la pandemia, el Coeficiente de Liquidez Neta de los bancos rondaba 37.2%, muy superior al 17% mínimo recomendado, por lo que cuentan con amplia liquidez, disponible en cuentas corrientes en el BCR, bancos internacionales e inversiones de rápida realización.

 

La cartera de créditos alcanzó hasta agosto US$13,312.6 millones, registrando un crecimiento anual de US$431 millones o 3.3%.  Los bancos, han otorgado alivios financieros, bajo diferentes modalidades, a sus clientes que fueron afectados por la pandemia; varias entidades han gestionado fondos con organismos internacionales para apoyar con más recursos a la pequeña y mediana empresa, reconociendo su importante papel para dinamizar la economía.

 

Los activos totales de la banca alcanzan más de US$$22,260 millones, monto que constituye el 143% de los depósitos del público. Las reservas de liquidez efectivas depositadas en el BCR alcanzan más del 15% de las obligaciones (depósitos y otros pasivos) sujetas a dicha reserva, siendo el nivel más alto de la región centroamericana. Adicionalmente, los bancos cuentan con otras inversiones líquidas que brindan solidez. El coeficiente de solvencia del sistema bancario rondaba 14.7% hasta agosto, superior al 12% requerido por la Ley de Bancos.

Entre las inversiones financieras habituales que realizan los bancos se encuentran las efectuadas en títulos emitidos por el Estado de El Salvador. El porcentaje de participación del sistema financiero en el total de la deuda del país es bajo y ronda el 7%, estas inversiones están concentradas en el corto plazo. Dichas inversiones suelen ser transitorias, mientras se realizan emisiones de bonos en el mercado internacional que permitan trasladar deuda de corto plazo a largo plazo, y a otro tipo de inversionistas. Las emisiones de CETES se encuentran contempladas dentro de decretos aprobados con mayoría calificada por la Asamblea Legislativa y constituyen deuda soberana del país. Las LETES se emiten con base a la Ley de Presupuesto, para 2020, se autorizó hasta el 30% de los ingresos corrientes. De acuerdo con prácticas internacionales, la transparencia en la gestión de fondos públicos beneficia a la sociedad y a los países.

 

ABANSA considera que la recuperación de la economía y la sostenibilidad de la deuda pública requiere de un crecimiento más robusto, así como de mucha responsabilidad en el manejo de las cuentas fiscales. Un acuerdo con el FMI sería muy positivo, daría predictibilidad y estabilidad en el manejo fiscal.  Es momento de que los salvadoreños nos unamos, que trabajemos en forma colaborativa para cuidar la salud de la población, recuperar empleos y el dinamismo económico.

 

San Salvador, 25 de septiembre de 2020.